Uno de los propositos de este año es intentar profundizar un poco en el mundo del lettering, por eso y por las noches de rock’n’roll llego el momento de hacerle una tabla dedicada a The Moonkey. No sera la mejor del mundo pero estoy más feliz que una perdiz con el resultado. Ahora a seguir aprendiendo

themoonkey