Quien me conoce sabe que me gustán los relojes. No me importaría tener una colección, pero soy feliz con el que tengo, aunque por cosas de la vida tenga un par más. Ahora acaba de caer en mis manos el omega seamaster de mi padre. No importa que os explique que mi reloj se quedara de vez en cuando en mi cajon y lucire con todo el amor del mundo el reloj de mi padre. Asi que correa nueva y a lucir con orgullo un bonito recuerdo.

sonando: living proof (bruce springsteen)