despues de una noche de concierto que mejor que llevar a tu hijo a su primera clase de skate. Hay una cosa que no tiene precio y es ver esa cara de felicidad. En nada le veo pegando botes en la rampa

sonando: land of hope and dreams (bruce springsteen)